Cada año una media de 193 personas en edad laboral, por debajo de 65 años, sufren un ictus en Navarra.

El ictus, hemorragia o infarto cerebral, es la primera causa de incapacidad en los adultos y actualmente 16.109 personas viven en Navarra con secuelas tras sufrir un ictus. En contra de lo
que se puede pensar, el ictus no afecta solo a personas mayores. De hecho, un 18% de los casos totales de primeros ictus se producen en personas que están en edad laboral y la incidencia de esta enfermedad en este colectivo está aumentando progresivamente. Otro dato significativo de la justificación de esta campaña es que más del 60% de la población no sabe identificar cuándo se está produciendo un ictus y menos de la mitad acuden al hospital con celeridad ante esta situación.

Por esta razón, Adacen junto a Mutua Navarra, han impulsado una campaña de detección y prevención del ictus en la empresa con objeto de difundir entre los trabajadores los síntomas que alertan sobre este problema así como de incidir en los estilos de vida saludables. Se trata de buscar la implicación de las empresas en la calidad de vida del trabajador.

La campaña

Se han diseñado carteles-infografías y vídeos que describen de forma gráfica los síntomas más habituales que presentan las personas que están sufriendo un ictus, y detallan qué hacer y qué no hacer en caso de presenciar uno destacando que lo más importante es llamar al 112 para activar el código ictus, protocolo específico para la atención inmediata y urgente de esta patología impulsado por el Servicio Navarro de Salud. Cabe destacar que el pronóstico del ictus se encuentra directamente relacionado con el tiempo transcurrido entre su diagnóstico y la instauración del tratamiento adecuado.